Personas

Las organizaciones son, en esencia, lo que son las personas que las forman. En ese sentido podemos decir que la Fundación Acción Marianista para el Desarrollo tiene como resultado un fuerte sentido del voluntariado, un enorme compromiso con los últimos, un esforzado servicio en el trabajo contra la desigualdad social, respeto por la pluralidad y convencimiento de la bondad del trabajo en red.

Podéis leer el testimonio de un representante de cada colectivo que compone esta gran familia:

Noelia González. Miembro del equipo Coordinador.

“No olvidar nunca a los pobres de la Tierra”, una frase que marca mi vida y mi acción en beneficio de todos, del bien común. Me gusta coger una palabra inventada por un cantante, Eros Ramazzoti, para definir mi actividad en la ong y en mi vida: solaridad. Sol, porque me aporta el calor del otro, de los otros, tanto voluntarios aquí como beneficiarios en los lugares donde se ayuda, y porque, aunque soy muy friolera, intento aportar mi calor, y mi eficacia en el intento de hacer un buen trabajo. Y solidaridad, ya que el hecho de haber nacido en un lugar o entorno menos favorecido provoque tanta desigualdad y diferencias en el mundo no me conforma. Me activa, me empuja a trabajar por un mundo más justo, mejor repartido, más pacífico.

Y también destaco que lo que más me gustaría es que la ong, que todas las ong del mundo, desaparecieran. Soy práctica, directa y concreta, y veo que este es el camino: que cada persona del mundo no necesite a otros para desarrollarse y ser feliz. Es una utopía, lo sé, en este mundo complicado, pero no renuncio a ella. Es la utopía cristiana, la utopía marianista, y un anhelo que me da fuerzas para seguir”.

Marisa Bursztyn. Directora Ejecutiva en Fundación Misión Marianista.

“Mi trabajo comenzó en la Fundación Misión Marianista de Argentina en el año 2008, durante estos años he conocido muchos proyectos y muchas personas. A través del trabajo conjunto con Acción Marianista para el Desarrollo a muchas personas se les han abierto nuevas posibilidades impensadas de estudio e inclusión, con pequeñas acciones ofreciéndoles un aula para estudiar, acondicionado un salón, equipando una biblioteca, con zapatillas, libros, etc. He conocido y trabajado  con voluntarios que nos visitan en nuestro invierno y  en periodos más largos, jóvenes y no tanto que con una sonrisa permanente se adaptan a las actividades, las demandas y los compromisos. Creo que vivir el mismo Carisma y compartirlo con los hermanos es algo maravilloso que nos une como Familia Marianista en cualquier lugar del mundo donde te encuentres”.

Ana Pérez. Voluntaria en el equipo de Comunicación.

“Son muchas las maneras de estar agradecido por la vida y todo lo que nos ofrece, y no tantas las veces que averiguamos como resolver ese agradecimiento. Tengo la fortuna de haber encontrado un modo precioso a través de la Familia Marianista.

Colaborando con la labor de Acción Marianista, dedicando parte de mi tiempo a los más vulnerables, siento que participo en conseguir un mundo mejor. Es alentador tener la oportunidad de trabajar por el desarrollo, la igualdad y la justicia.

El crecimiento, la realización personal y la paz que me regala el contribuir de algún modo al bienestar de otras personas es un valor que procuro atesorar día a día”.

Sara Martínez. Delegada de Acción Marianista en Valladolid.

¡GRACIAS! No podía comenzar de otra manera, ya que en mi caso, tengo mucho que agradecer A.M por darme la oportunidad de formar parte de una gran familia que a pesar de mi corto recorrido con vosotros me habéis acogido, ayudado, mimado, e inculcado valores que han hecho que supere mis propias barreras personales, no importando la edad ni la experiencia , cada uno puede aportar con su tiempo, su conocimiento, sus ideas, demostrando desde el principio, que abrís las puertas, para todo aquel que este dispuesto ayudar a su entorno, aportando con su granito de arena, que se puede volver en una gran montaña. Por ello mi primer sentimiento fue de de GRATITUD.

El segundo sin dudarlo fue el de ORGULLO por ver la lucha constante en sacar adelante uno y cada uno de los proyectos,   con transparencia, respeto, cooperación, y entusiasmo en cada uno de los procesos que realizan.

Y el tercero SATISFACCIÓN por formar parte de un equipo de trabajo en Valladolid creado por mis compañeros , aportándome en mi día a día motivación, enseñándome a ver la vida desde otra perspectiva, me ayuda a adquirir diversos conocimientos, dándome   la oportunidad de conocer a muchas personas afines a mi, y que gracias a su implicación , en cada reunión, actividad, etc.. Transmitiendo cada uno de ellos los valores que representan, impregnándome por tanto de un capital humano que me ayudan a crecer día a día como persona.

Y por supuesto no me puedo despedir sin mencionar mi SENTIMIENTO DE ADMIRACIÓN, por nuestros compañeros de COLOMBIA que gracias a su buen hacer, son los que dan el verdadero sentido en esta gran labor.

Luis Paradinas. Miembro del Patronato y Presidente.

“En Junio de 2011 me incorporo en Acción Marianista como miembro del Patronato, motivado, por una parte, por ser miembro de CEMI, a la que pertenezco desde el año 1958, y, por otra, por mi experiencia en el sector de la cooperación internacional como miembro cofundador de la ONG Energía sin Fronteras, constituida en marzo de 2003.

En Noviembre de 2012 me nombran Presidente del Patronato y desde ese momento tomo la decisión de integrarme, asimismo, en el Equipo Coordinador, con la intención de colaborar de una manera más directa en el desarrollo de la organización y de participar, en la medida de mis posibilidades, en las actividades de Acción Marianista.

A lo largo de estos años, he podido comprobar que la visión de unidad y fortaleza que se tuvo con la creación de Acción Marianista, el 29 de Julio de 2009, ha permitido alcanzar un alto grado de cumplimiento de sus fines, así como llevar a cabo en buena medida las actividades que los desarrollan, respetando los principios de actuación establecidos en sus Estatutos”.

Juan Eduardo Arnaiz. Delegación de Acción Marianista en Zaragoza.

“¿Por qué ser parte de Acción Marianista? En mi caso porque, con todas mis incoherencias y limitaciones, ser marianista es mi naturaleza, mi manera de intentar ser cristiano, otro Jesús, el hijo de María.

Y por ser cristiano y marianista, no me resulta indiferente nada de este mundo ni de esta familia. Sobre todo porque aquí las palabras “misión compartida” no son simplemente una sueño de nuestro fundador sino una realidad. Desde los estatutos hasta las acciones concretas. Es una misión compartida enfocada a quien más lo necesita. Es una tarea común que une norte y sur; adultos, jóvenes y niños; educación, reivindicación y acción.

Por eso quiero estar implicado. Ahora estoy en la delegación de AM, pero, cuando no esté seguiré vinculado y aportando, aunque sea sólo lo más fácil, que es el dinero. Ojalá crezca y mejore nuestra acción y ojalá el mundo se transforme hasta que no sea necesaria nuestra presencia.

Pero mientras tanto, unidos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sean cristianos o no, que son la mejor compañía, seguiré colaborando y siendo de Acción Marianista.”